31.1.12

Una duda

En el taller, las aprendices de peluquera se aprestaban a trabajar sobre la cabeza fijada a la mesa por un gancho metálico. La maestra las observaba desde una esquina oscura, mientras ellas, todas nerviosas, no sabían qué hacer con aquel cabello humano enmarañado y el cuero cabelludo falso cubierto de una sustancia viscosa, como la pulpa almibarada de los mangos. Asqueadas, las aprendices vieron salir a la maestra de su esquina que jugaba con sus peinillas, como navajas. Si tienen alguna duda – decía ella mientras limpiaba la última gota de sangre que brotaba de su boca como la baba de un molusco gasterópodo – yo peino.






4 comentarios:

  1. exqusito, exquisito!!! acaso la pausa del final le robó contundencia... pero felicidades. TE sigo

    ResponderEliminar
  2. te he encontrado de casualidad
    maravilloso tu blog
    Conoci al ya fallecido carlos Kiliian un arte .

    ResponderEliminar