29.10.11

Hasta los huesos

Yo lo abrazaba y mi oído 
escuchaba su corazón al fondo. 
Quise instalarme y envolverme 
en su tejida tibieza, 
pero me topé con los barrotes 
de su caja torácica, 
y hasta ahí pude llegar.



1 comentario: