24.2.12

Contradicción

Diseccionada,
aderezada
con saliva imaginaria,
rebosada de pulpas,
rehogada en cualquier ojo,
trozada
con la sal incisiva
de cualquier lengua,
ahogada en ningún llanto;
aquí estoy
muerta de hambre
servida
en bandeja de plata.



Imagen:Obra de Karina Marandjian

2 comentarios:

  1. Me rindo ante tus poemas Beatriz.
    Seguiré de cerca estos grandes poemas.
    Lo bueno breve, dos veces bueno.
    Gracias por compartir-te.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu lectura, Jesús.
    De puro placer por la palabra,
    me comparto... Saludos.

    ResponderEliminar