2.10.11

Celenterada

De la hora más negra
se sostienen
pequeñas piedras de luz.
La gota balbucea,
dactilares me hablan al oído,
un aguacero brota
de la garganta seca de mi mano
y mis muslos me abandonan
como sardinas ebrias;
el sueño llega a mí,
celenterado,
sobre esta sábana a la que me adhiero.


2 comentarios:

  1. Con luces, con sombras, con silencios , con sonidos, con aromas y sabores , tu poesía se siente y se palpa... Un abrazo, Patricia Delaloye,(Pat.-)

    ResponderEliminar