19.9.11

Víspera

Una gota
-cuidadosa-
baja
peldaño a peldaño
sin salir de los ojos,
consciente
de su fosforescencia.

4 comentarios:

  1. Qué linda imagen has logrado crear con este poema tan pequeño. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. He recorrido tu blog y me gustó mucho. En esta obra, que tomo sin ir en desmedro de ninguna otra anterior, por ende, encuentro tus musas interactuando en la lira con las mías y por un mismo sendero. Hermoso, por cierto.
    Un abrazo grande, muy grande, Beatriz.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esa apreciación, Jorge, y gracias por tus insomnios. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar