13.6.15

Invasión

Hay que tener cuidado de ellos – hablaban cautelosas – son capaces de entrar por donde menos lo esperas, apoderarse de los espacios y arruinarlo todo. Afuera los dueños de la casa daban voces para que los dejaran entrar. Pero de nada les serviría; las hormigas habían trabajado toda la mañana sin cansarse, clausurando puertas y ventanas y ahora descansaban a la mesa, sin inmutarse, tomando el té.



No hay comentarios:

Publicar un comentario