13.6.15

Jaula

A veces me pregunto quién pudo ser capaz de colocarlo ahí adentro, servirle pequeñas raciones de comida y observarlo con indiferencia sabiendo que se muere por volar en espacio abierto. Los pajaritos se posaron en el alféizar y picotearon migajas de pan. Adentro, el pobre hombre veía la televisión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario