13.6.15

Noticia de última hora

Buscando un poco de sosiego decidió que iría a leer al parque. Nadie la miraba. Con el índice de la mano izquierda marcó la página veinticuatro. Con el reverso de la mano derecha se daba golpecitos en la frente arrugada, para recoger el sudor. De verdad que nadie la miraba. Se irguió, hasta donde la espalda encorvada se lo permitía. Se acomodó un poco el vestido, y caminó triunfal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario